Close

El Fénix: la otra historia 

El Fénix: la otra historia 

14-Jul-2005 Reforma Demandas y procesos legales, Gobierno, Nuevas plantas e inversiones

En marzo, luego del rechazo en principio de la SHCP a la realización de El Fénix, Pemex y la Sener obtuvieron un compromiso para que un tercero evaluara el costo-beneficio social del proyecto.

  • El hecho de que la viabilidad financiera del proyecto implicara el tener que venderle a una empresa con participación privada la materia prima, las “gasolinas naturales”, a un precio por abajo del mercado spot, implicaba el otorgamiento de subsidios y, por tanto, un costo para las finanzas públicas.

  • La propuesta fue, que el BM hiciera la evaluación de la rentabilidad social del proyecto, con el objeto de verificar si se justificaba el costo para las finanzas públicas.

  • El BM tenía conflicto de intereses, en la medida en que una de sus agencias, la Corporación Financiera Internacional, tenía planes de otorgar financiamiento para el proyecto.

  • Dentro de Pemex se preparaba un proyecto alterno para construir plantas nuevas dentro de los complejos de Morelos y Cangrejera, en Veracruz, y usar en ellos una parte de las gasolinas naturales que se planeaban para El Fénix.

  • Hacienda le señaló a Pemex-Petroquímica que existía un traslape entre El Fénix y otros proyectos de la paraestatal, con la peculiaridad de que el nuevo proyecto implicaba varios cambios.

  • Iba a representar una inversión menor para Pemex y, por tanto, era más fácil que Hacienda aceptara los desembolsos; la rentabilidad del proyecto sería mayor y la participación privada sería minoritaria y por lo tanto, bajo el control de Pemex, ya no surgiría el tema de los descuentos, pues se transferiría materia prima sólo al interior de Pemex.

  • Los socios de Pemex, Idesa, Indelpro y Nova, estaban furiosos (por decir lo menos) cuando se enteraron de que se estaban planteando proyectos que ya estaban en el Plan de Negocios de la empresa como la nueva versión de El Fénix.

  • Así que, “circunstancialmente”, el gobernador de Tamaulipas Eugenio Hernández, aprovechó la presencia de Rafael Beverido, director de Pemex Petroquímica, para empujar a que la cancelación del proyecto se hiciera pública antes de lo planeado.

  • Una vez más se visualiza la falta de cohesión del gabinete. Una condición que ya era visible desde tiempo atrás, pero que ahora se magnifica.

  • Nuevamente va a imperar un criterio estrictamente financiero. Hacienda ha hecho muy bien su tarea de cuidar las finanzas públicas y casi todas las otras dependencias no han sido eficaces en poner por encima de los objetivos fiscales el propósito, por ejemplo, de generar una nueva dinámica en una industria particular, como la petroquímica.